COCAINA O METABOLITOS AUTOMATIZADO

CUPS:

905726

Resultado en días hábiles:
8
Días de proceso:
Lunes

Muestra requerida

Suero: 3 mL Suero libre de hemólisis y lipemia. Tomar en tubo primario sin gel, centrifugar y separar inmediatamente en tubo de polipropileno, Suero libre de hemólisis. Tomar la muestra 30 minutos antes de la próxima dosis.

Método

Cromatografía de gases acoplado a masas

Temperatura

REFRIGERADA

Estabilidad

Temperatura Ambiente 18 °C–25 °C: 3 días Refrigerada 2 °C–8 °C: 1 semana Congelada –20 °C: 2 meses

Condiciones de muestra y/o Paciente

Anexar cadena de custodia

Importancia

La Cocaína es un potente estimulante del sistema nervioso central (SNC) y un anestésico local. Inicialmente produce una energía extrema y agitación, pasando gradualmente a temblores y espasmos, en cantidades grandes. La cocaína es a menudo auto -administrada por inhalación nasal, inyección intravenosa y fumada. La droga puede absorberse por varias vías, alcanzando concentraciones sanguíneas apreciables casi inmediatamente y las concentraciones Máximas en pocos minutos o en una hora, según la vía. La cocaína tiene una semivida en la sangre de entre 40 y 90 minutos, según los estudios, de forma que desaparece de esta en pocas horas. Sin embargo, puede detectarse en la orina durante 24 horas o más. Las correlaciones entre cocaína sanguínea y cocaína cerebral o biliar pueden ayudar a estimar la dosis tomada y el tiempo transcurrido desde la administración. Según los datos disponibles, las concentraciones de cocaína halladas al analizar la sangre o los tejidos son tan variadas que por sí mismas no son concluyentes para determinar si una persona estaba intoxicada o no.La Cocaína es un potente estimulante del sistema nervioso central (SNC) y un anestésico local. Inicialmente produce una energía extrema y agitación, pasando gradualmente a temblores y espasmos, en cantidades grandes. La cocaína es a menudo auto -administrada por inhalación nasal, inyección intravenosa y fumada. La droga puede absorberse por varias vías, alcanzando concentraciones sanguíneas apreciables casi inmediatamente y las concentraciones Máximas en pocos minutos o en una hora, según la vía. La cocaína tiene una semivida en la sangre de entre 40 y 90 minutos, según los estudios, de forma que desaparece de esta en pocas horas. Sin embargo, puede detectarse en la orina durante 24 horas o más. Las correlaciones entre cocaína sanguínea y cocaína cerebral o biliar pueden ayudar a estimar la dosis tomada y el tiempo transcurrido desde la administración. Según los datos disponibles, las concentraciones de cocaína halladas al analizar la sangre o los tejidos son tan variadas que por sí mismas no son concluyentes para determinar si una persona estaba intoxicada o no.

Sección

Referencia
Scroll al inicio